LA SUMA DE LOS DAÑOS DE ANDRÉS MOREIRA

Andrés Moreira (Managua 1991) posee una voz poética auténtica; irónica y desacralizadora, escéptica y cínica, ergo descollante, entre los poetas jóvenes de Nicaragua. A temprana edad, aún con la resaca del licor, el olor a sirena de la mujer y el sabor a sangre de la utopía en la boca, Moreira como un hombre roto por las rocas de la realidad, realiza una suma de daños. Este texto es un testimonio poético de cómo su diario íntimo, su bitácora de navegación, su programa poético y su proyección de vida se han hecho astillas pero que él intenta recoger a la luz de la luna para pergeñar el inventario del desastre.

La Suma de los daños de Andrés Moreira, se estructura y se nos presenta en cuatro secciones: Bitácora de extranjería visión sesgada oriental e incompleta de imperfectas astillas; Palabra húmeda eros ilusión de amor festum celebración; Memorial del fuego la lucha por la libertad ajuste de cuentas dolor supremo angustia desencanto y Hombre roto primer inventario de las fracturas del ser. La sección Bitácora de extranjería, connota la otredad,


la extrañeza, la atmósfera ambigua, las sugerencias de la niebla en un bosque japonés, tal y como, el epígrafe de Basho sugiere. Moreira realiza una aventurada recuperación del espíritu del hai ku no renga hasta donde es posible que una sensibilidad –áspera- occidental se lo permita.

Bitácora de extranjería es la sección más astillada, evanescente, enigmática y sugerente de sentidos. Se instala en la otredad del extranjero, la adaptación a un paisaje, a un clima más fresco y lluvioso, que cual empañado espejo da cuenta sutil de una situación liminar del hablante. Dos botones:


VI Llueve de madrugada. ¡He escrito un “verso memorable”! No tengo nada para desayunar.

VIII San José de noche, en sus calles nebulosas, mi futuro incierto.

En este viaje del extranjero hablante, pese a lo duro del exilio, se expresa el encuentro con el suave filo hiriente del erotismo y de los afectos. Dos pezones, un abrazo y la aridez.

III Cae el vestido, tus senos se asoman, mis pupilas dilatadas.

V

A Luisa Elena Estrada

La gente de esta ajena ciudad. De pronto el abrazo.

XVIII Escribo, borro, reescribo y vuelvo a borrar. Nada florece.

En la segunda sección, Palabra húmeda, encontramos la celebración y el duelo del eros, el recuerdo de la jugosidad sensual de los cuerpos en juego, como en el texto Dánae o en el poema Los Cuerpos, donde el erotismo nos conduce a la luz, como iluminó Octavio Paz.

Dánae

“Oh boca vertical de mi amor, los soldados de mi boca tomarán por asalto tus entrañas (...)” Apollinaire

Este cuadro de Klimt me recuerda a vos, -ese que no vimos cuando no visitamos la Galeria Würthle en Viena- Acostada en mi cama, con tus piernas izadas, los ojos cerrados, te abrís silenciosa y sedienta como biblia... ahí es donde cae la lluvia dorada, desde mi lengua que paladea tu granada carmesí y mis dedos que se multiplican al ritmo de tus espasmos. Conozco la palabra que buscás, es mi nombre empapado en sangre para recitarlo y quedarte dormida como flotando en líquido amniótico.

Los cuerpos

“Cuando contemplo tu cuerpo extendido como un río que nunca acaba de pasar” Vicente Aleixandre

Los cuerpos esparcidos entre dunas, entre pieles arenadas. Inenarrables las manos evocan

poros devorando extremidades lenguas húmedas y escorzadas: Como bocas que besan bocas como bocas que besan labios henchidos Caderas que irán oscilantes. La cascada se vuelve río y cenote en el abismo donde nace la luz.

Pero al final la Palabra húmeda como todo erotismo, se seca, sobrevienen la frialdad, la indiferencia, la distancia, el adiós, el olvido:

Preludio para una despedida

Un día no tendrás la certeza de mi voz dirigida hacia tus ojos cuando lea en público.

El ritual será profanado.

Dejaremos el tedio de grabar y enviarnos mensajes de voz sólo por el placer sacarnos el aliento.

Ese día, llevaré conmigo una llamada que contiene quince minutos de tu entrecortada voz leyendo un poema Bohórquez que habla de un hombre treintañero, triste y apátrida que a veces escribía poemas, como yo.

Un día amaré a otra y ya no te leeré ni me leerás poemas. Ella, no me leerá porque no le interesará la poesía ni los poetas pero pero sí amará al hombre triste y apátrida que a veces escribe poemas.

En la tercera sección, Memorial del fuego, acontece el terrible encuentro con la historia, donde hablante y autor, son participantes de la insurrección cívica del pueblo nicaragüense de Abril del 2018. La sección se la dedica a la memoria de los torturados, secuestrados, desaparecidos y exiliados.

Frente al genocidio el poeta dice sus palabras, como una plegaria apostrofante e imprecativa, un clamor a un Dios a cuya confesión parece no pertenecer, pero en la angustia provocada por tanto crimen impune, eleva su voz al cielo:

Plegaria

(Poema para leer durante un genocidio)

Dios, te ruego que sus armas se atasquen /y sus manos se cercenen, que el francotirador pierda la vista y una pierna, cegalo con la luz que no tenemos. Apagá la existencia de quien da la orden de fuego. Dador de vida, encendé brasas entre las vísceras del tiranuelo que dejaste nacer. No quiero un Moisés, ni otro mesías. Dios de amor, tené piedad de mis madres, ellas aún te rezan arrodilladas por saber /a mis hermanos a tu lado. Dios, soy aquel que ayer y hoy reniega de tu existencia.

También se nos entrega un poema de trinchera, al fragor de los ataques represivos contra

estudiantes desarmados:

Muerte

Para Ariel y Salvador, los poetas atrincherados.

Es de noche, te veo desde un agujero de la barricada. Venís a salvarme del desconcierto de las horas, venís a salvarme de las horas venís delgada, como un disparo. Venís con tu espectro de silencio. Escarbás mi tráquea en un parpadear de vida. Hace frío ya estás conmigo.

Mayo, 2018.


En La Suma de los daños de Andrés Moreira, ni la poesía sale indemne, está dañada. En la última sección Hombre roto, se hace el primer inventario del ser de un poeta: marcas, inscripciones, cicatrices, huellas que fragmentan la escritura de un poeta dañado y dañino. Yasser Moreira como casi todo poeta, con palabras intenta suturar, colmar o ampliar (nunca se sabe) el vórtice de una herida donde ilumina la luz de su palabra poética.

Para el niño de 1997

Existen tardes en las que trabajosamente logra sentarse frente al escritorio, y se parte en llanto. La tarde en que muera -porque así lo decidió- : Olvidarán que fue un mal hijo un mal hermano, un mal amante, un mal poeta y un mal amigo. Todos olvidarán que fue un mal padre. Que fue malo aprendiendo, un mal cristiano. Que nunca ganó en nada y aceptó la derrota como un vencido. Olvidarán que les dió la espalda. Que no encontró el verso definitivo (lo más vergonzoso) También su holgazanería y negligencia

serán borradas.

Todos olvidarán que desertó de todo,

hasta de la vida.

Porque, queramos o no, toda la soledad del mundo se desgarra en los silencios de ese niño

Anastasio Lovo.

Jinotepe, 18 de mayo de 2020.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2020 Casasola Editores LLC

  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon